boletiniesalcinforma.jpg

BOLETÍN IESALC INFORMA No. 199 - ESPAÑOL

OPINIÓN SOBRE LA CMES 2009

La CMES. Bases para el mejoramiento de la calidad, la equidad y la pertinencia social de la educación superior en América Latina

Las conclusiones de la CMES constituyen una buena base -quizás insuficiente- para que los gobiernos, universidades, especialistas y la sociedad puedan trabajar conjuntamente para el mejoramiento de la calidad, la equidad y la pertinencia social de la educación superior en América Latina.

Son una buena base porque:

- declaran a la educación superior como bien público, tema muy debatido en la Conferencia que se resolvió adecuadamente;
- plantean claramente la responsabilidad social de la educación superior, tema central en América Latina desde el histórico movimiento de Reforma Universitaria, de Córdoba en 1918;
- desarrollan lo relativo al acceso, a la equidad y a la calidad, con señalamientos significativos para el diseño de políticas para la democratización efectiva de la educación superior en América Latina;
- incluyen lo referido a la educación abierta y/a distancia -en el marco de una Educación para Todos- y a la aplicación de las NTICs;
- se refieren a la formación en materia de docencia universitaria, de planificadores y de gestores para la educación superior y la investigación, aspecto prioritario para su mejoramiento;
- destacan el rol de la internacionalización, de la regionalización, de la globalización y de la educación transfronteriza pero, quizás, sin plantear claramente algunos de sus limitaciones y peligros para los países en desarrollo, en especial los latinoamericanos;
- señalan la prioridad de la investigación y la innovación, aspectos centrales para el desarrollo académico y el mejoramiento de la educación superior;
- plantean importantes desafíos, tanto para los países como para la UNESCO, en cuanto a las políticas y estrategias de educación superior requeridas, entre ellas, las referidas al financiamiento, a la capacitación continua de los docentes, a la formación ciudadana, al acceso de las minorías desde lo social y lo cultural, a las condiciones académicas y laborales para la carrera docente, a la participación estudiantil, a sistemas flexibles de investigación y a la integración de las NTICs y de la educación abierta y a distancia.

Es de esperar que estas conclusiones orienten adecuadamente el diseño de políticas y programas para una educación superior democrática, pertinente y con justicia social y calidad que América Latina requiere prioritariamente.

Sin embargo estas conclusiones son probablemente insuficientes y deberán ser complementadas en el plano regional latinoamericano, aprovechando la muy valiosa Declaración y Plan de Acción de la CRES/2008, que quizás no fue suficientemente tomada en cuenta en la CMES.

Si bien es elogiable la prioridad que se otorgó a la educación superior en África, es discutible la mucha menor atención que se le prestó a América Latina, con escasa presencia en el contenido y en el tono de los debates y en las conclusiones de la CMES. Es de señalar, asimismo, el escaso apoyo que tuvo por parte de la sede de la UNESCO y que tuvo que ser compensado por el esfuerzo del IESALC y de algunos países, en cuanto, por ejemplo, la contratación de traducción simultánea al y del castellano.

Por ello, se hace necesario plantear de aquí al futuro recomendaciones que atiendan a algunos de los principales problemas y desafíos de la educación superior en América Latina, como ser:

- el desarrollo muy desigual de la educación superior, basada en muchos países en instituciones privadas de muy bajo nivel de calidad ("garages" en Colombia, "patito" en México, etc.), equivalentes a los denominados "degree mills" señalados en la CMES;
- el "fraude" para los estudiantes de menores recursos que llegan con gran esfuerzo a instituciones de muy bajo nivel o que desertan en gran proporción en el primer año, como es el caso de Argentina;
- la fuerte fragmentación institucional y académica de la educación superior latinoamericana, que requiere políticas y acciones de integración y convergencia, a nivel nacional y regional;
- la atención prioritaria a poblaciones desfavorecidas, por razones sociales, regionales, culturales y étnicas;
- la articulación de las numerosas redes interuniversitarias existentes, como ya se ha iniciado con la creación y organización de ENLACES, por parte del IESALC;
- el mejoramiento de los procesos de planificación, gestión y evaluación de las instituciones universitarias y la capacitación de sus funcionarios y especialistas para poder alcanzarlo;
- el fortalecimiento de la investigación científico-tecnológica y el incremento de su financiamiento, hasta ahora muy bajo en relación con el PBI en la casi totalidad de los países;
- el mejoramiento de las condiciones laborales y salariales de los docentes universitarios;
- el establecimiento de una estrategia tendiente a la creación de un Espacio Común Latinoamericano de Educación Superior.

 Por Norberto Fernández Lamarra

  VOLVER

{xtypo_button1}Últimos Boletines{/xtypo_button1}

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION